LA IMPORTANCIA DE CAMBIAR “TUS” CREENCIAS LIMITANTES

 

Las creencias son las normas de “tú” vida, las reglas según las cuales vives. Estas se van asentando a lo largo de tú vida, como consecuencia de experiencias puntuales que te hacen pensar que “así eres” “que puedes hacer unas cosas y otras no”….

Esas limitaciones solo se apoyan en tus creencias limitantes, por lo que si las cambias y las conviertes en creencias potenciadoras, te ayudarán a conseguir tus objetivos.

Muchas creencias limitantes se generan en nuestra infancia, como consecuencia de frases que oímos, actitudes de los demás ante nuestras actuaciones… (Ej: que mal se te dan las matemáticas, nunca podrás dedicarte a ellas, eres un torpe, todo se te cae, no trabajas lo suficiente…) y a veces surgen cuando somos adultos, pero, NO SON REALES, eso que nos dijeron, o que pensamos, no nos convierte en esa persona, ni limita nuestras posibilidades. Somos nosotros, al creérnoslas los que cambiamos nuestra actitud.

¿Todo esto te hace pensar? Supongo que sí, por lo que es el momento de que te replantees aquellas creencias limitantes que puede haber en tu vida y les hagas frente, transformándolas en creencias que potencien como quieres ser.

Una creencia una vez establecida procura perpetuarse pero, como contraparte, toda información nueva tiende a sustituir a la antigua, por lo que si, aunque no conozcas todas tus creencias limitantes, vas incrementando tus pensamientos positivos sobre ti mismo, estos irán sustituyendo dichas creencias y transformándote.

Un paso que nos puede ayudar es tener cuidado en como nos hablamos a nosotros mismos, y como hablamos a los demás, teniendo en cuenta que lo que nos pasa una vez NO se convierte en una característica nuestra. Para ello es recomendable no utilizar determinadas palabras como: siempre (siempre metes la pata en las reuniones), nunca (nunca estudias), pero (este trabajo está bien pero…). Con estas palabras tiende a generalizarse y ayudan a que crezcan nuestras creencias limitantes y a que tendamos a considerar que una cosa que ha pasado, una o varias veces, es porque nosotros somos así. Utilicemos lo que nos pasa en nuestro beneficio, para mejorar pero, no permitamos que nos limite.

 NOSOTROS SEREMOS COMO QUERAMOS SER,

 Y PARA ELLO TENEMOS QUE CONOCERNOS, Y “ACTUAR” PARA CAMBIAR AQUELLO QUE CONSIDEREMOS QUE DE ALGUNA FORMA NOS LIMITA.