PERSONAL INFINITY COACHING
Somos los expertos en nosotros mismos.
Consigue tus sueños.
ENTRA EN ACCIÓN.
Todos somos capaces de llevar nuestra vida hacia donde queremos.
Empecemos por el principio.
YO PUEDO……
Si nosotros cambiamos, cambiará nuestro entorno.
AUTOCOACHING
Toma las riendas de tu vida.
Saca lo que tienes dentro.
Descubre todas tus posibilidades.
¿Una ayuda?
Cuenta con el coaching para conseguir tus objetivos
Llegaras hasta donde quieras.
Ponte a trabajar.
ES TU VIDA.
NO hay nada imposible
Si quieres cambiar tu vida, cambia tu forma de hacer las cosas, si no seguirás obteniendo los mismos resultados.
Todas las oportunidades están ahí, para ti.
No dejes pasar la vida.
VIVELA como tu quieres.
Ser optimista es una elección.
Aprende a ver los aspectos positivos de la vida.
Consigue tu objetivo.

CREE EN TI Y EN LO QUE QUIERES

creer-crear

El refrán dice que “hay que verlo para creerlo” pero,  debería ser al revés, HAY QUE CREERLO PARA VERLO. Cree en lo que haces y obtendrás los resultados que quieres.

Planteatelo así: Piensa en la primera persona del verbo creer: YO CREO. Y ahora, en la primera persona del verbo crear: YO CREO.

Ahí lo tienes, si tu crees que puedes, empezaras a crear tu propio futuro, a tú medida.

EMPIEZA YA

 

 

OPTIMISMO REALISTA E INTELIGENTE

sonrisa

Algunas personas piensan que el optimismo está relacionado con la ignorancia o la negación de la realidad, que se centra en ser feliz por ser feliz, cerrando los ojos ante la realidad con el propósito de no ser dañado pero, no se trata de que neguemos los problemas, o el dolor, ni de quitarle importancia a lo que sucede, o ser ingenuos o irresponsables. Al contrario, se trata de aceptar la realidad, con sus aspectos positivos y negativos pero, centrándonos en las posibles alternativas para avanzar.

El optimismo es una elección. Elijamos el optimismo realista e inteligente.

¿QUE CREEMOS QUE SOMOS?

sistema de educación

NO TE RINDAS

Los cuentos y las metáforas, a veces nos hacen pararnos a pensar. Aquí os dejo un breve cuento para que podáis reflexionar. No te pierdas nada, insiste y consigue lo que quieres.

Las ranitas en la crema

Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema.

Inmediatamente sintieron que se hundían; era imposible nadar o flotar mucho tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente pero era inútil, sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sintieron que cada vez era más difícil salir a la superficie a respirar.

Una de ellas dijo en voz alta:

— “No puedo más. Es imposible salir de aquí, esta materia no es para nadar. Ya que voy a morir, no veo para qué prolongar este dolor. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril.”

Y dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizás más tozuda, se dijo:

— “¡No hay caso! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quisiera morir un segundo antes de que llegue mi hora.”

Y siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar un centímetro. ¡Horas y horas!.

Y de pronto… de tanto patalear y agitar, agitar y patalear, la crema, se transformó en manteca.

La rana sorprendida dio un salto y patinando llegó hasta el borde del pote.

Desde allí, sólo le quedaba ir croando alegremente de regreso a casa.

Jorge Bucay

1185495_679213425431414_1564855120_n

¿ Y SI ACTUAS COMO UN PERFECCIONISTA?

perfeccionisme

.

En la sociedad actual recibimos muchos mensajes que pueden favorecer el perfeccionismo:

ü                 “Debes ser el número 1”

ü                “Tú puedes ser el mejor”

ü                “Debes conseguir el éxito”

ü                “Tú puedes……”.

Todos esos mensajes, que nos incitan a avanzar son BUENOS siempre que se aborden desde el punto de vista adecuado, el problema es cuando lo que queremos es hacer TODO perfecto.

Efectivamente podremos conseguir lo que queremos, aunque para ello tengamos que pasar por distintas fases y, probablemente cometer algunos fallos que deberemos utilizar en nuestro proceso de mejora.

En este punto, tal y como hemos comentado algunas veces cuando hablamos de la importancia de cómo nos comunicamos, las palabras SIEMPRE y NUNCA se deben utilizar con cuidado porque “nadie hace siempre las cosas bien o mal”, por lo que en muchas ocasiones tendremos fallos, que deberemos utilizar para aprender cual es el mejor camino para conseguir lo que queremos. Y ese es el camino para conseguir nuestro objetivo, por lo que debemos valorar, en su justa medida esos fallos.

El perfeccionismo es limitador y parte de una percepción equivocada de la realidad, cuando cree que alguien puede ser perfecto en algo, porque además dicha percepción depende del punto de vista de cada persona.

En muchas ocasiones, si tiendes al perfeccionismo, te podrás sentir descontento, tu nivel de estrés o ansiedad puede ser elevado, se puede resentir tu autoestima y volverte frágil, puedes sentirte obsesionado, pesimista, sentirte rígido y tender a ser competitivo y sentirte improductivo. ¿Eso te hace sentirte feliz?.

En esos casos, ¿qué puedes hacer?. Párate a pensar,  ¿qué ha pasado en las ocasiones en las qué te has equivocado? ¿Cuántas veces te has equivocado y no ha pasado nada más que tu propio descontento?. Si te das cuenta, nuestro temor a equivocarnos es mucho mayor que las consecuencias. Piensa ¿qué puede pasar si no hago todo perfecto?.

 ¿Qué gano actuando como un perfeccionista? ¿y que puedo perder?.

Mira tu vida teniendo en cuenta todas tus áreas, la salud, la familia, el trabajo, el ocio, los amigos, el descanso…., y mantén un equilibrio entre todas ellas. Ten en cuenta dicho equilibrio a la hora de marcarte una meta.

Establece objetivos realistas en función de tus deseos y necesidades pero, teniendo en cuenta tus fortalezas y debilidades, con el fin de mejorar para conseguir lo que quieres pero sin esperar la perfección.

Determina cuáles son tus prioridades y tenlas en cuenta a la hora de abordar un objetivo.

No te compares con los demás. Ten en cuenta que cada uno de nosotros somos diferentes y cada uno hacemos las cosas a nuestra manera. Todos acertamos y nos equivocamos en alguna ocasión. Nadie hace las cosas bien o mal siempre.

Si has asumido una postura rígida, cámbiala. Revisa tú código y lenguaje interno y, si es negativo, cámbialo.

Disfruta de las cosas que haces, mantén el equilibrio entre todas las cosas que te importan y reconoce el valor de los errores.             

objetivo educacion

¿MIEDO AL FRACASO?

frases_de_motivacion_intentando_el_exito

Si estás en esta situación, y tienes miedo al fracaso, párate un poco a pensar.

¿Qué te asusta de esa situación?¿Qué puede pasar?. Que te equivoques y ese no sea el camino, ¿y qué?.

Pensamos que el éxito o el fracaso son elementos que nos califican como personas: si tengo éxito soy una persona valiosa y si fracaso, no valgo y la gente me puede rechazar pero, esa no es la realidad porque se trata solo de actuaciones, correctas o no acertadas para esa situación concreta pero, eso no nos hace que “SEAMOS” buenos o malos.

 Solo se trata de una decisión y, si no nos da el resultado que queremos, debemos probar con otra, hasta que consigamos nuestro resultado.

El fracaso es una parte importante del éxito y nos ayuda a corregir y mejorar hasta conseguir nuestro objetivo.

Las únicas personas que no fracasan son las que no hacen nada, y dejan que su vida siga la inercia marcada por su entorno. Pero, ¿no puede ser esto también un fracaso?.

No te conformes, ve a por lo que quieres, una y otra vez, probando distintas opciones, hasta conseguir tu objetivo.

Y recuerda, si haces las cosas de una manera y no obtienes los resultados deseados, cambia y hazlo de una manera distinta porque ya dijo Einstein: “la definición de locura es hacer lo mismo y esperar un resultado diferente?.

LA IMPORTANCIA DE COMO HABLAMOS-COACHING PARA NIÑOS

mafalda-hablame bonito

Tan importante como lo que decimos es COMO lo decimos, el tono, la postura que tenemos, el gesto….

Sobre este tema, he encontrado un artículo que es muy ilustrativo. Aquí lo tenéis:

“Si decimos que hay palabras y maneras de hablar que matan, que hieren, que enferman y que condicionan negativamente el desarrollo del niño, es que también hay palabras y maneras de hablarle al niño, que apoyan su desarrollo y su integridad.

El contenido de las palabras, frases como “eres tonto”, “eres vago” etc, es evidente que daña el núcleo del ser del niño, pero como vemos en muchos artículos actualmente, el tono y la manera de comunicarnos también puede dañar o ayudar al niño. “Ponte la chaqueta”, es una frase “neutral”, pero si constantemente digo frases de este tipo, aunque no gritando, pero con un tono seco, duro, lineal, entonces también le hago daño. El grito y el hablar agresivo es nocivo incluso desde el punto de vista fisiológico: En la primer infancia el pulmón aún está aprendiendo a respirar, contantes “sustos” provocados por el grito adulto, crean una contracción y parada respiratoria, que a largo plazo dará un patrón respiratorio y un funcionamiento del pulmón más débil.

En nuestras manos está pues, hacernos cargo, responsabilizarnos de nuestra manera de hablar, tanto respecto a las palabras que usamos como al tono y melodía. En los Talleres de Voz una y otra vez compruebo la falta de conciencia que se tiene respecto a ese “tono subliminal” que emitimos al hablar. Se tiene poca conciencia respecto a que si nuestro tono es duro y siempre emite una energía de cierto enfado, o si por el contrario es demasiado blando y “ñoño” y nuestro NO, tiene poca consistencia. Justamente la mamá que tiene este patrón, cuando no consigue su objetivo, después de 5 Noes poco eficientes, grita otros 5 Noes ¡histéricos! El punto medio, hablar con claridad, pero desde la asertividad, con seguridad, presencia y energía, pero sin atisbo de agresividad, es todo un reto. Prueba a decir ¡Ponte la chaqueta!, con tono lineal pero ascendente, lleno de entusiasmo.

También debemos aprender a hablar con un tono cálido, envolvente, redondo, que no se nos haga “cursi”, que no sea ni el truco del canto, ni el truco de la vocecita ñoña, infantiloide, con la que muchas mamás y educadores se dirigen a los niños, como si fueran idiotas (perdón). Los niños quieren escuchar personas de verdad, auténticas, verdaderas y con control y conciencia de sí mismas, -que esto no se contradice-. Si tengo un tono de voz amplio y profundo (es mi caso), en el diálogo directo con los niños (no es el caso de las rimas, donde llevo la voz muy delante para estar en el tono del niño) puedo dirigirme desde esta voz amplia, que es mi verdadera voz, pero con conciencia del gesto que empleo, procurando que sea cálido y amoroso, o si la situación lo requiere, firme, pero libre de emociones negativas.

Algo muy extendido entre las maestras jardineras Waldorf, para que no haya “peligro” en caer en un tono duro, es el de hablar a los niños cantando, (en pentatónico) “Pon te la cha (re, re, re,re –alto) que ta (sol, sol)”- Podríamos usar este “truco”, ya que es muy eficaz, para dirigirnos al grupo, en frases como “Todos los niños se ponen la chaqueta”, pero nunca en el diálogo directo. En la comunicación Yo-Tu, Tu-Yo, es la palabra la que reina, así es nuestra comunicación humana. El canto tiene otras maravillosas cualidades, crea ambiente, nos une como grupo, nos “eleva” y distiende, pero no está en la escancia del dialogo.

En fin, sé que lo que les propongo es un gran reto, pero se trata del futuro de nuestros niños y por ende de nuestra sociedad…Transformándonos a nosotros mismos, empieza la transformación del Planeta. ¡Animo, que merece la pena!

Y… ¿cómo lo hacemos?

Es posible, trabajarnos estas cosas, la manera de hablar se puede entrenar, en un primer momento se trata sobre todo de ganar autoconciencia y auto percepción respecto a nuestro tono y tipo de frases que hacemos, para desde ahí poder ir corrigiendo. En los Talleres “Mejora tu Voz y capacidad comunicativa”, especialmente “Expresividad y Asertividad”, van en esta línea. Aunque también básico, y mucho, es si nuestra voz suena bien, libre de ronqueras y disfonías. Un lenguaje bien articulado y con un tono saludable, también genera una buena disposición de patrones respiratorios y de lenguaje en el niño, ya que por empatía orgánica, sus cuerdas vocales vibran como las nuestras y si nosotros a todos los niveles “vibramos positivo”, ¡más vibración positiva para la vida del niño!.

Un consejo para empezar el cambio ahora mismo

Rudolf Steiner nos recomienda lo siguiente: Si has nombrado al niño durante el día (o durante la jornada escolar en el caso de los maestros) con un grito o tono duro, antes de despedirte, vuelve a decir su nombre entero, amorosamente. Así podemos “reparar” mucho del daño hecho. Lamentablemente muchos padres y maestros dicen el nombre completo del niño, justamente para regañarlos, relacionando el niño su nombre, su identidad entera, a nivel inconsciente, con algo negativo. Enfadados los adultos dicen ¡Alejandro! Y con “buen rollito”, ¡Ale! Desde mi experiencia respecto a la importancia de ser nombrados con nuestro nombre entero, ya que aúna potencialmente nuestros talentos y cualidades innatas, os invito a cuidar la manera en que nombramos a nuestros niños: nombrémoslos aceptando todo su potencial (nombre entero) y bonito…

www.lafuerzacurativadelapalabra.com

Por Tamara Chubarovsky, Octubre 2013″

NEUROEDUCACION o EDUCAR CON EMOCIONES

motivacion niño

Abramos nuestra mente a los nuevos estudios que se están realizando sobre la educación:

La neuroeducación es una ciencia que propone que solo se aprende lo que llama la atención y genera emoción.

Todo aquello que conduce a la adquisición de conocimiento requiere de la emoción. Esa es una de las premisas de la Neuroeducación, una ciencia que pretende romper viejos paradigmas de la educación actual y proponer otros modelos más respetuosos y ‘amigables’ con los alumnos.

Francisco Mora (Elche, España, 1951), doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, es el autor del libro Neuroeducación, en el que explica en qué consiste esta ciencia y la potencialidad que tiene para propiciar una reforma en la educación. Según Mora, los profesores han de ser conscientes de la importancia de la emoción como vehículo de sus palabras si desean que estas alcancen de lleno a sus alumnos, y prácticas actuales como la transmisión de conceptos cognitivamente complejos “de modo aséptico, desconectados de significado emocional”, deben ser abandonadas para evitar el fracaso escolar.

El agobio mental que, según la Neuroeducación, sufre un niño estresado pone en marcha un proceso “insidioso” que puede afectar estructuras de su cerebro, como el hipocampo, y repercutir en su proceso de aprendizaje y memoria y en su evolución emocional.

Frente a esta situación, que puede provocar en el escolar falta de sueño, irritabilidad y desatención, una de las mejores soluciones, según diferentes estudios, es la práctica del ejercicio físico, una teoría antiguamente desechada y que ahora se ha demostrado que rebaja las respuestas estresantes y cambia la configuración del cerebro en las áreas que tienen que ver con el aprendizaje y la memoria.

Según explica en su libro Francisco Mora, la Neurociencia cognitiva ha constatado, gracias al estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro, que solo se puede aprender aquello que llama la atención y que genera emoción. Desde esta perspectiva, la Neuroeducación, basándose en los datos de la investigación científica, estudia cómo interactúa el cerebro con el medio que le rodea en relación con el aprendizaje.

Este reconocido divulgador científico y referente de la neurociencia, que también imparte docencia en la Universidad de Iowa, en EE.UU., y ha publicado más de una veintena de libros, se muestra convencido de que la Neuroeducación será el eje de la docencia en el futuro, y que “no hay razón sin emoción”, lo que le lleva a aseverar que hay que emocionar para enseñar, una asignatura pendiente entre la mayoría de los formadores, que deberán aprender a fomentar la curiosidad entre sus alumnos.

Una de las constataciones de la Neuroeducación es que además de que las emociones y el ejercicio físico mejoran el aprendizaje, es importante la práctica continua para progresar, así como la necesidad del juego para cultivar la autoestima y desarrollar la creatividad. Lo mismo que las actividades artísticas para mejorar el cerebro. (artículo publicado por Agencia EFE reportajes, el 28 de septiembre de 2013).