PERSONAL INFINITY COACHING
Somos los expertos en nosotros mismos.
Consigue tus sueños.
ENTRA EN ACCIÓN.
Todos somos capaces de llevar nuestra vida hacia donde queremos.
Empecemos por el principio.
YO PUEDO……
Si nosotros cambiamos, cambiará nuestro entorno.
AUTOCOACHING
Toma las riendas de tu vida.
Saca lo que tienes dentro.
Descubre todas tus posibilidades.
¿Una ayuda?
Cuenta con el coaching para conseguir tus objetivos
Llegaras hasta donde quieras.
Ponte a trabajar.
ES TU VIDA.
NO hay nada imposible
Si quieres cambiar tu vida, cambia tu forma de hacer las cosas, si no seguirás obteniendo los mismos resultados.
Todas las oportunidades están ahí, para ti.
No dejes pasar la vida.
VIVELA como tu quieres.
Ser optimista es una elección.
Aprende a ver los aspectos positivos de la vida.
Consigue tu objetivo.

¿QUE DEBE SABER UN NIÑO DE 4 AÑOS?

images lego

Me gustaría compartir con vosotros un artículo de Alicia Mayer (traducido por María Luisa Rodríguez Tapia). Alicia Bayer vive en una zona rural de Minnesota (EEUU) con su marido y sus cinco hijos (con edades comprendidas entre los dos y los 15 años). Es la encargada de mantener la página y el blog de A Magical Childhood desde hace 10 años. Además escribe artículos de opinión para Examiner.com.

Espero que os haga pararos a pensar:

“Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. “¿Qué debe saber un niño de cuatro años?”, preguntaba.

Las respuestas que leí no solo me entristecieron sino que me irritaron. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Me molestó mucho que la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación, con listas de todo lo que sabían hacer sus hijos y los de ella no. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. La infancia no debe ser una carrera.

Por todo ello, he decidido proponer mi lista de lo que debe saber un niño (o una niña) de cuatro años:

  1. Debe saber que la quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento
  2. Debe saber que está a salvo y debe saber cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre le va a apoyar.
  3. Debe saber reír, hacer el tonto, ser gamberro y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.
  4. Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.
  5. Debe saber que el mundo es mágico y ella también. Debe saber que es fantástica, lista, creativa, compasiva y maravillosa. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como practicar la fonética. Mejor dicho, mucho más.

Pero más importante es lo que deben saber los padres:

  1. Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.
  2. Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro es que leer a los niños de pequeños. No las fichas, ni los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes y ordenadores más rutilantes, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a sentarse a leerles buenos libros.
  3. Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las “ventajas” que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
  4. Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y la libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes como los LEGO y las construcciones, juguetes creativos como los materiales artísticos de todo tipo (buenos), los instrumentos musicales (tanto clásicos como multiculturales), disfraces, y libros y más libros (cosas, por cierto, que muchas veces se pueden conseguir muy baratas en tiendas de segunda mano). Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, para jugar con montoncitos de alubias secas en el taburete (supervisados, por supuesto), amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.
  5. Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, los grupos organizados para jugar y los entrenamientos de fútbol mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.

Y volviendo a esas listas de lo que saben los niños de cuatro años…

Sé que es natural comparar a nuestros hijos con otros niños y querer asegurarnos de que estamos haciendo todo lo posible por ellos. He aquí una lista de lo que se suele enseñar a los niños de esa edad y lo que deberían saber al acabar cada curso escolar, a partir del preescolar.

Como nosotros estamos educando a nuestros hijos en casa, yo suelo imprimir esas listas para comprobar si hay algo que falte de forma llamativa en lo que están aprendiendo. Hasta ahora no ha sucedido, pero a veces obtengo ideas sobre posibles temas para juegos o libros que sacar de la biblioteca pública. Tanto si los niños van al colegio como si no, las listas pueden ser útiles para ver lo que otros están aprendiendo, y pueden ayudar a tranquilizarnos sabiendo que van muy bien.

Si existen aspectos en los que parece que un niño está por detrás, hay que darse cuenta que eso no indica ningún fracaso, ni del niño ni de sus padres. Simplemente, es una laguna. Los niños aprenden lo que tienen alrededor, y la idea de que todos deben saber esas 15 cosas a una edad concreta es una tontería. Aun así, si queremos que las aprenda, lo que tenemos que hacer es introducirlas en la vida normal, jugar con ellas, y las absorberá de manera natural. Si contamos hasta 60 cuando estamos haciendo la masa de un bizcocho, aprenderá a contar. Podemos sacar de la biblioteca libros divertidos sobre el espacio o el abecedario. Experimentar con todo, desde la nieve hasta los colores de los alimentos. Todo irá entrando con más naturalidad, más diversión y muchas menos presiones.

Sin embargo, mi consejo favorito sobre los niños pequeños es el que aparece en esta página. ¿Qué necesita un niño de cuatro años?

Mucho menos de lo que pensamos, y mucho más.”

 

HERRAMIENTAS PARA CONOCER NUESTRA PERSONALIDAD-ENEAGRAMA y MBTI

eneagrama2

Para conseguir nuestros objetivos, debemos concretar lo que queremos y  conocernos bien a nosotros mismos. Si nos conocemos, ya tendremos claro con que herramientas contamos, cuales son nuestras fortalezas y que aspectos debemos mejorar.

Huir de encasillaros porque todos podemos transformarnos. Existen algunas herramientas que permiten que conozcamos aspectos de nuestra personalidad que nos pueden ayudar en dicha transformación, y ser un punto de partida para la misma.  

A efectos informativos, en estos enlaces podéis acceder a información sobre el ENEAGRAMA y el MBTI, que espero sean de vuestro interés:

www.eneagrama.com

www.odiseajung.com/tipos-psicologicos-jung-mbti/test-myers-briggs-mbti/test1.php

¿QUIERES SER TU PROPIO COACH?

Vamos a empezar a programar nuestros talleres ¿Quieres ser tu propio coach?. Solicitanos información pinchando en CONTACTO (a la izquierda).

AQUI TENEIS UNA BREVE PRESENTACIÓN:

1175387_723776454315333_618336348_n

PODEMOS TRANSFORMARNOS EN OPTIMISTAS

Muy interesante la intervención de Mario Alonso Puig sobre la posibilidad de transformarnos en personas optimistas.

JUEGA Y RIE CON TUS HIJOS PARA QUE SEAN POSITIVOS

11238523-los-padres-jugar-con-los-ninos-en-el-pais
Una parte importante de la educación de nuestros niños/as es contribuir a que sean optimistas, ya que ello les abrirá las puertas a nuevas posibilidades.

Para ser optimistas es importante tener buen humor, por lo que no debemos perder ocasión de reírnos con nuestros hijos y de ver el lado divertido de las cosas. Reírnos con ellos y no de ellos, porque la burla menoscaba la autoestima y provoca vergüenza.

Así, disfrutar y jugar con vuestros hijos, gastarles bromas, hacer el payaso, contar chistes o historias divertidas, disfrazaros, pintaros…. Hagamos que los momentos felices formen parte de la rutina familiar. Demuéstrale que le quieres siempre que puedas.

La base del optimismo de los niños está en que crezcan sintiéndose queridos y en que les enseñemos que siempre existe algo positivo en todo lo que  pasa y que cada persona siempre tiene algo bueno. No se trata de que vivamos en los “mundos de Yupi” y neguemos los aspectos negativos de lo que ocurre a nuestro alrededor pero, tener en cuenta que es imposible que todo sea malo. De todo se puede sacar algo positivo: un aprendizaje, una ilusión, otra forma de ver las cosas…..Simplemente, reconocer las cosas buenas que hay alrededor y centraros en ellas.

En estos primeros años de continuos aprendizajes hay que celebrar todos sus pequeños logros y avances pero, es igualmente importante que aprendan que sus fallos no son algo malo sino una forma de aprender que se pueden hacer las cosas de otra manera y que les ofrece la posibilidad de encontrar una solución adecuada al problema. Al cerrarse una puerta ya sabemos que nos queda menos para encontrar la solución, porque hemos descartado una posibilidad que no era la adecuada.

Tener en cuenta que cada cosa tiene su momento, y ese puede ser distinto para cada persona, por lo que el que algo salga mal ahora no significa que no lo podamos hacer nunca. Transmitírselo a vuestros niños/as. Es el modo de que vayan generando sentimientos de autoeficacia y expectativas de éxito, y no de generar creencias limitantes.

En cambio, si les decimos que lo hacen mal o que son torpes, estaremos sembrando la desconfianza en sus posibilidades, ya que el pesimismo es la inseguridad en poder conseguir objetivos, sueños o metas, pudiendo generar una creencia limitante que, en el futuro le puede dificultar su desarrollo personal.

DESCUBRIR LOS ASPECTOS POSITIVOS DE LA VIDA

SOLO SE APRENDE HACIENDO

LA ETERNA PREGUNTA ¿Y AHORA QUE HAGO?-COACHING PARA ADOLESCENTES

 indecision

Ya sé, estás a punto de terminar el colegio y te preguntas. ¿Y ahora que hago?. A mi se me ocurre una cosa: encontrar en la vida  una actividad que te guste, que te divierta, que te haga feliz y por la que obtengas un rendimiento económico.

No vale reirse, ES POSIBLE.

Ahora más que nunca tienes que descubrir cuál es tu sueño y hacer de él tu profesión, porque es muy probable que le tengas que dedicar toda tu energía para conseguir resultados. Es el momento de enfocarte en tus objetivos y ponerte en camino en la dirección adecuada.

Por medio del coaching puedes dar forma a tus sueños y crear un plan de carrera que te ilusione. Te dejo algunas preguntas para que pienses en tu futuro profesional. Espero que te ayuden:

  • ¿Cuáles son esas cosas con las que disfrutas, esas cosas con las que te sientes satisfecho, alegre, con la sensación de haber hecho algo valioso?
  • ¿Qué talentos y habilidades posees?
  • ¿Cuáles de esas cosas tiene valor para la sociedad y la sociedad pagaría por ellas?
  • Cuando estés viviendo tu sueños,  ¿qué verás, qué oirás, qué te dirás a ti mismo, qué te dirán los demás?
  • ¿Qué quieres hacer para transformar tus habilidades en tu profesión?
  • ¿Cuál es el primer paso en dirección a tus sueños?

Hacer realidad un sueño es posible.

UN JUEGO PARA DECIDIR

5_axiomas_comunicacion__  

Te propongo un juego para tomar decisiones:

La próxima vez que tengas que dilucidar sobre un tema, coge papel, rotuladores de colores y juega a imaginar.

Se trata de pensar como lo harían diferentes personas y anotar las respuestas. Os recomiendo que cambiéis el color del rotulador para cada uno de los personajes porque os facilitará el trabajo de evaluación de los resultados.

Empieza pensando como una persona impulsiva de las que deciden lo primero que se les pasa por la cabeza. Anota lo que esa persona decidiría.

Después actúa de forma intuitiva y apunta lo que decides si te dejaras llevar por un presentimiento.

Transfórmate en una persona que prefiere que decidan por ella y pregúntale a alguien de tu confianza y anota la respuesta que te dé esa persona.

A continuación deja que la suerte decida por ti. Lanza una moneda al aire o juégatelo a los dados o a la carta más alta. La respuesta que obtengas anótala también.

Cambia de personaje y transfórmate en una persona planificadora y traza un plan para llevar a cabo tu decisión.  Cuando tengas la respuesta toma nota de ella.

Imagínate ahora que eres una persona que necesita recoger y analizar mucha información antes de tomar cualquier decisión. Después de recopilar los datos y estudiarlos detenidamente apunta lo que decidirías.

Por último transfórmate en alguien a quien no le gusta tomar decisiones. Piensa lo que pasaría si dejas que el tiempo decida por ti.  Anota también las consecuencias de no tomar ninguna decisión o tomarla demasiado tarde.

Ahora para terminar revisa tus notas y decide siendo tú.

Espero que el juego te haya sido de utilidad.

(por: Dominic´s pics)

 

¿HAY ALGO IMPOSIBLE?-NADA

 

Banner11

Imposible es aquello que nadie hace, hasta que alguien lo hace.

Piensa en alguien que a principios del siglo XX pensará en lo imposible que sería que alguien llegará a la luna, o llegar de Madrid a Sevilla en 2 horas (ahora tenemos el coche y el AVE), o bajar al fondo del mar, o que las mujeres tuvieran los mismos derechos que los hombres, o los nuevos record deportivos, o la televisión …….

IMPOSIBLE SOLO ES ALGO QUE NOS PUEDE COSTAR UN POCO MAS CONSEGUIR.

Y no pienses, eso lo pueden conseguir otros porque tienen más medios, mas habilidades, más tiempo, ¿MÁS QUE?.

Todos tenemos todas las posibilidades, solo tenemos que aprender a reconocerlas. Coge un ejemplo de una persona que haya hecho algo que tú quieres conseguir e infórmate como ha sido su vida, ¿a que es una persona normal, igual que tú?. El/ella buscó su forma de hacer las cosas y lo hizo. Busca tú la tuya y entra en acción.  

Así, las habilidades que no tengas, adquiérelas, las herramientas que no conozcas, apréndelas, organízate de otra manera y saca tiempo para hacer lo que quieres. TODO ES POSIBLE.

INTENTALO UNA Y OTRA VEZ HASTA QUE LO CONSIGAS, aprendiendo de los fallos y buscando las nuevas formas de hacer las cosas, hasta que consigas tu objetivo.